jueves, 22 de noviembre de 2012

Bajo la luz del probador 
me convierto / en la mujer gorda / de piernas inmensas
que ni su madre diría, desnuda, que es bonita.
Al mirarla
pasa a ser una mujer que no lee
una mujer que no escribe
una mujer que no hace
una mujer que no dice
una mujer que no vale.

Entonces me distancio,
desaparezco, y ni él puede verme,
y me digo
que yo ya era así a los 20 años
y a los 15
y a los 12
y ahora
que ya no puedo cambiar
que voy a ser siempre la mujer gorda
depiernasinmensas
que no importa que me vea, a veces, con sus ojos
                          o que me vea él
que mi madre piense que soy bonita
                          o que lo piensen todos.

Pero salgo, afuera la luz cambia,
me acerco,
y no me miro tanto ni me digo tanto,

y voy apareciendo
                          poco a poco. 

lunes, 5 de noviembre de 2012

Tantas preguntas

                  qué si se olvida
                  qué si se cansa
                  qué si se aburre
                  qué si se marcha
                  qué cuando yo no valga más

entonces qué.

Lo que yo hago es absurdo
no bailar
no responder
     pensar
-no he querido nunca como te quiero a ti-
las ganas
estas ganas de llorar
                                            el miedo
                                                               el miedo...

lunes, 13 de agosto de 2012

Domingo por la mañana XXXVI


(Domingo por la mañana V)

La primera noche dijo
que él hablaba de amor
y yo de follar
y ahora
no sé dónde está
la diferencia.

martes, 31 de julio de 2012

Fuji


He encontrado
el rosa manzana
sin querer.
Las formas son extrañas,
a veces:
hablar demasiado, tirar
de la lengua...
El rosa manzana
es un esfuerzo
un capricho.
Un regalo.

El rosa manzana es
el color de los cuadros
de una camisa;
un trocito
de piel.

jueves, 19 de julio de 2012

Domingo por la mañana XXXIV

Quién pensaba
que me iba,
               él,
a traer hasta aquí;
que me iba yo a traer
hasta lo que soy ahora.

A este domingo interminable.

martes, 12 de junio de 2012

Sin título


Aprender
que soy un cuerpo que comete errores
que soy un cuerpo
capaz de reconcerse en sus errores
y hasta de enmendarlos
y hasta de evitarlos.

Aprender
a los 31 años
no es tarde.

lunes, 11 de junio de 2012

miércoles, 6 de junio de 2012

Domingo por la mañana XX


Que algo se repita
no significa
que se repita;
como abrirse una los adentros.

Que me abra
                                (él)
los adentros
para verme entera.

viernes, 1 de junio de 2012

Yo

No sé hacer qué cosas
ni decirlas ni nada.


Este poema
debería ser un vacío
de palabras. 

lunes, 28 de mayo de 2012

miércoles, 16 de mayo de 2012

Explícita

Hay cosas que no sé explicar.


Sé que hago intentos invisibles
que me vuelven garbanzo 
y humedad
y entonces nada sirve
porque no sirvo yo. 

martes, 15 de mayo de 2012

Domingo por la mañana X

Domingo por la mañana
es un decir,
un escribir en este caso,
porque cada día vale
y cada hora
es poema
y así de cursi
me pongo.

jueves, 10 de mayo de 2012

Diecisiete páginas

No sé
cuántos poemas
o exageraciones.

No sé cuántas verdades recogidas
a lo largo de estos 30 años
cuántas verdades en las carnes
que sean sólo mías
sólo mías de mí para mí por mí
cuántas verdades me han regalado
y he decidido guardar
cuántas son tuyas
cuántas llevo a cuestas en la espalda
cuántas son de lluvia.

No sé cuánta verdad guarda la lluvia
cuánta mentira me llueve en la cabeza
cuánto nos llueve.

Aún así, aún preguntas,
no dejas de ser un punto de comienzo,
un despertar,
-de diecisiete páginas
tantos poemas
casi dos meses
follar una vez al día como media-
que no sé si podría resumir en tres palabras

            consistencia            difícilmente            mejorable

porque la verdad no pesa ni se toca ni se huele
o quizá sí.

Quizá huela un poco a miel
y a cereales,
al menos estos días,
ahora anoche,
huelan así mis verdades.

lunes, 7 de mayo de 2012

Domingo por la mañana XII


                                              -tus ojos- le digo -son los más bonitos
                                                que he visto en los días de mi vida-

Y no es por grandes ni por amarillos
sino por cómo miras;
por cómo me miro yo
ahí dentro.

sábado, 5 de mayo de 2012

Poemas por encargo I



No me acostumbro
a que mis muslos
se rocen
cuando andan
cuando mis piernas
que no siempre son mías
andan
y se rozan.


Yo quiero ser yo
la de estos muslos
y no me alcanzo
y quiero ser yo
la de estas piernas
y dejar de traicionarme.

Quiero que mi cuerpo 

deje
de traicionarme. 

miércoles, 2 de mayo de 2012

Domingo por la mañana IX


Que follar no sea lo mejor
no le preocupa
aunque no sé 
si sabe
que lo mejor es
eso de reírme y tocarle los pies
y mirarle dormir...

que lo mejor es
                            
                                      mirarle
                                                           dormir.

lunes, 30 de abril de 2012

Domingo por la mañana IV


Dice que huelo siempre bien
por fuera y por dentro,
me habla de consistencias,
me pide que baile,
se me duerme en los brazos.

Y yo me callo
tantas cosas...

lunes, 23 de abril de 2012

lunes, 16 de abril de 2012

Domingo por la mañana II

Dice que soy.
Dice.


Me enseña 
cómo huelo por dentro.
Me mira.
Me muerde.


Y así   
          me abre.


                               Entera.

domingo, 8 de abril de 2012

Domingo por la mañana I

Sobre la espalda,
tan cerca
que siento que me besa,
me pinta, pared 
y ladrillo,
porque le parezco un muro, 
no sé
si infranqueable

lunes, 26 de marzo de 2012

La mayoría de las veces

Hay cosas
que sigo sin entender.

Y me entran las prisas
que me desmoronan
y luego las ganas
que me deshacen
y no entiendo
por qué
gusto
desnuda.

martes, 20 de marzo de 2012

Domingo por la mañana. Punto de partida.

Hacer cosas por primera vez,
a los 31 años
dejarse ser,
oírse,
que otro te vea...
No decir aquello que no,
                                         aquello que no.
Y decir todo lo demás
sin aguantar las ganas
pero sí las manos
para no abrumar...

lunes, 19 de marzo de 2012

Cadáveres

Hay cadáveres por todas partes:
de cucarachas
de pájaros
de gatos.
Gente que se muere
yo que me muero.
Yo,
que me muero sólo por dentro,
y no os dais cuenta.
Yo,
que me vuelvo azul
y nadie se entera,
que me lleno de ornitorrincos las estrías
y nadie se entera.
Yo, 
que me abandono al azul
y al negro
y me dejo mecer
por una hilera de hormigas.


Una hilera de hormigas que me lleva
a donde nada hay
a donde nada soy. 

jueves, 8 de marzo de 2012

                                                                                                     Estas, hoy, creo que son palabras de  María Góngora. 
Se me ha cerrado el estómago.
Se ha hecho todo un nudo
y ni una palabra sale
de mi boca.
Soy papel mojado
las paredes son 
cicatrices
sin herida.


Ya no hay
      tú
      yo
ya no espero. 

martes, 7 de febrero de 2012

                                                                                           Para  I. desde el vacío

Dormir es raro. Difícil. 
Hacerlo de un tirón, sin
sobresaltos pesadillas espejos
ni manos que consuelen
bajando por la nuca:
-shhh, ya, duerme, sólo es
el viento. No una pesadilla-


No escucho ningún viento. 
Y a veces me relaja, si es suave, rítmico,
como lluvia lenta...


Y a veces
basta
con saber 
que alguien también
se levanta
aunque sea 
en otro mundo.

sábado, 4 de febrero de 2012

Felices 31

Hace frío dentro de mi armario.
Hace frío en todas las partes de esta casa
en todas las partes de mi cuerpo.
Hace frío dentro de este cuerpo.
Y estoy cansada.
Cansada de estar cansada
de cansarme
de cansarme de estar sola
de quedarme sólo yo.


Porque todo desaparece
si desaparece
la palabra.
Porque nada sirve
si se rompe.

miércoles, 18 de enero de 2012

La mejor de las opciones

Hay días que sólo sirven para comer chocolate
y es la mejor de las opciones. 
Primeros fríos del otoño,
cielos grises,
mediodías de sol...
y sólo
comer chocolate. 
No hablar contigo
ni cenar contigo
ni follar contigo. 
Tú no eres una opción. 
Ya
nunca son los otros
las opciones. 

Y no hay
maldita lluvia
que lo enturbie. 

miércoles, 4 de enero de 2012

Cebolla en el cenicero

Empieza a ser
un ritual.
Pero ha ocurrido un cambio inesperado. 


Me cuesta mucho encender las cerillas
concentrarme                                permanecer.
Pienso que soy yo
la que
desaparece. 
Pero me miro y estoy, 
me digo
me hago,
he dejado de lamerme las heridas
como antes.
Ni siquiera el perro detecta las hormigas.
Y no sé dónde están.
No sé
lo que son.