miércoles, 19 de marzo de 2014

He tenido que despeñarme sola
para aprender a levantarme. 

Ya no quiero ningún hombre que venga a recogerme. 

Sólo uno
que me deje caer cuando haga falta
y sepa ayudarme a levantarme.
Sólo uno
al que verme en el suelo 
no le importe.
Sólo uno
al que no tenga que pedirle
que se quede. 



                                                                                De Agosto de 2010. 
                                               
                                          

                                He encontrado este texto y me he dado cuenta de que                                                                       ahora tengo exactamente lo que quería.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada